El Decameron Franz Xaver Winterhalter
"El Decamerón", de Franz Xaver Winterhalter, 1837.

Comienza #Boccaccio2018: 101 días para leer el “Decamerón”

por Prodavinci

27/07/2018

Es hora de desempolvar el Decamerón que guardas en casa. O, si no lo tienes en tu biblioteca, es el momento de descargarlo en Internet o pedir una copia prestada a un amigo. Este viernes 27 de julio inicia #Boccaccio2018, una propuesta de lectura colectiva de la obra maestra italiana. Comenzará con la introducción general y, a partir del sábado, se leerá un cuento por día. En total serán 101 días de lectura. 

La iniciativa es del escritor argentino Pablo Maurette, profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Chicago. Maurette promovió en las redes la lectura de La Divina Comedia a comienzos de año, con la etiqueta #Dante2018. Lo que inició como una invitación informal en Twitter el 1 de enero, se convirtió en un compartir virtual con personas de todo el mundo. El investigador, experto en literatura renacentista, anunció que leería un canto por día y todo aquel que quisiera podría acompañarlo. La gente se entusiasmó. Aquello se volvió viral. Usuarios de Twitter, Facebook e Instagram compartieron impresiones de la obra, datos históricos sobre el autor y el libro, ensayos, e incluso ilustraciones, como las de como las de Leo Achilli o Maru Ceballos. El fenómeno fue documentado por medios argentinos, españoles, estadounidenses. Fue un éxito.

Después de #Dante2018, Maurette propuso tres libros más: Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes; el Decamerón, de Boccaccio; y La Eneida, de Virgilio. Publicó una encuesta en Twitter para sondear las preferencias y Cervantes se llevó el primer lugar. Los otros autores también tenían un público numeroso con ganas de leer y releer sus obras, clásicos de la literatura. Así que se decidió hacer lecturas en paralelo.

El Decamerón está constituido por cien cuentos, algunos de ellos novelas cortas. Fue escrito entre 1351 y 1353 por Giovanni Boccaccio, considerado uno de los padres de la literatura en italiano junto a Dante Alighieri y Francesco Petrarca. De hecho, Boccaccio y Petrarca fueron grandes amigos.

No se sabe con exactitud dónde nació. Algunos historiadores dicen que en Florencia, otros que en Certaldo. Las fuentes más osadas aseguran que nació en París, Francia. Lo cierto es que la ciudad más importante para la formación de este autor fue Nápoles. Su padre lo envió a trabajar para los Bardi, una de las familias florentinas más acaudaladas y poderosas del siglo XIV. Allí vivió 13 años y recibió instrucción literaria. De Nápoles se llevó las impresiones del ambiente de la corte, entre refinamiento y sensualidad, ambiciones y amores prohibidos, que luego se reflejará en el Decamerón.

La peste, que asoló Florencia en 1348, sirvió de marco para los cien cuentos del libro. Siete mujeres y tres hombres se refugian en una villa, escapando de la epidemia. Para pasar las días, cada miembro comparte un relato.

A Boccacccio “la ficción le importaba menos que la filosofía y la historia, o le importaba sobre todo como vehículo para la filosofía y la historia”, afirman los ensayistas españoles Alberto Manguel y Carlos García.

El escritor venezolano Alejandro Oliveros también destaca el realismo en el Decamerón. “Boccaccio fue testigo de la epidemia y sus descripciones tienen la tensión de la mejor literatura periodística”, dice. Y no solo es una obra en la que la estructura, el lenguaje y los asuntos son novedosos. También sus protagonistas. Son “más cercanos al Mercader de Venecia que a las figuras de la literatura tardo-medioeval como el caballero verde o los héroes de la saga arturiana. Los personajes de las historias de Boccaccio son comerciantes, mercaderes, usureros judíos y cristianos, damas licenciosas sirviéndose de las más enredadas maniobras para terminar en los brazos de sus fogosos amantes”. Justo Navarro, escritor y periodista español, dice que Boccaccio dirigió el Decamerón especialmente a las mujeres.

Lo que pasa luego con Boccaccio es una historia de gloria y caída. La obra se publica, tiene mucho éxito, y el escritor consigue ser promovido a cargos oficiales honoríficos. Incluso, fue embajador en Aviñón y en Roma. Sin embargo, con varios problemas financieros a cuestas, se dice que sufrió una crisis espiritual. También se cree que la visita del monje sienés Gioacchino Ciani tuvo mucho que ver. Ciani lo exhortó a dejar la literatura. Boccaccio renegó de su obra y llegó a pensar en quemar sus libros. Pero Petrarca lo convenció de abandonar tal idea.

El Decamerón ha inspirado obras de teatro, producciones de televisión, películas, e incluso videos musicales. Para ponernos en ambiente con #Boccaccio2018 te dejamos con el video The Next Day, de David Bowie, que toma como referencia la obra del escritor italiano. ¡Atentos al nombre del bar!


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo