Nikolaj Coster-Waldau y Gwendoline Christie durante el reencuentro de Jaime y Brienne en Invernalia | Fotografía por Helen Sloan | HBO
Nikolaj Coster-Waldau y Gwendoline Christie durante el reencuentro de Jaime y Brienne en Invernalia | Fotografía por Helen Sloan | HBO

La relación de Jaime y Brienne en ‘Juego de tronos’, en la voz de sus intérpretes

por Jennifer Vineyard

26/04/2019

Atención. Este artículo revela detalles del segundo episodio de la octava temporada de Juego de tronos, titulado “Knight of the Seven Kingdoms”.

Jaime Lannister sabía que no sería sencillo dejar Desembarco del Rey para unirse al equipo de Invernalia. Aun así, probablemente no esperaba un cuestionamiento tan público respeto a las acciones que han dañado su honor: el asesinato del Rey Loco, padre de Daenerys, o cuando empujó al pequeño Brandon Stark desde una torre.

Ahora que los niños afectados por tales acciones de Jaime tienen edad suficiente para hacerlo rendir cuentas, el Matarreyes necesitaba ver una cara amistosa en Invernalia. (Tyrion no cuenta).

Así que, más allá de la invasión próxima de los Caminantes Blancos, lo sucedido en el episodio seguramente fue un alivio para Jaime: cuando su vida pendía de un hilo intercede la mejor testigo a su favor, Brienne de Tarth. Ahora que Jaime por fin se despidió de la relación con su hermana, Jaime y Brienne pudieron compartir un poco de felicidad.

Hacerla dama de caballería posiblemente fue la mejor muestra de afecto y respeto hacia Brienne por parte de Jaime. También fue un momento conmovedor para una de las relaciones más intensas de la serie y justo a tiempo, antes de que se desmorone el mundo que los rodea. A principios de abril los actores Nikolaj Coster-Waldau (Jaime) y Gwendoline Christie (Brienne) hablaron de la dinámica entre sus personajes. A continuación, algunos fragmentos editados de su conversación.

Están muy en sintonía tanto como actores como al interpretar sus personajes. ¿Alguna vez han pensado en cómo sería la relación de Jaime y Brienne si se hubieran conocido en tiempos menos lúgubres?

GWENDOLINE CHRISTIE:  Si se hubieran conocido en mejores tiempos él no le habría dirigido palabra y ella lo había ignorado.

NIKOLAJ COSTER-WALDAU:  ¡Él sí habría hablado con ella! Pero ella no le habría respondido a menos que la forzaran.

CHRISTIE: ¿Por qué va a hablar él con ella cuando solo se la pasa insultándola? No creo que hubieran conversado. Además, la razón por la que creo que Brienne hace de Jaime un personaje más ameno…

COSTER-WALDAU: ¿Vas a repasar algo que hice mal?

CHRISTIE: Ella lo transformó del varón estereotípico, y el perfecto caballero de armadura blanca patriarcal en…

COSTER-WALDAU: Así han sido los últimos nueve años…

CHRISTE: …y lo deconstruye. Entonces no creo que habría conversado con Brienne.

COSTER-WALDAU: Bueno, tienes derecho a tu propia opinión.

CHRISTIE: Claro, ¡gracias! [Risas] Solo han tenido que pasar, qué, ¿siete u ocho años para que reconozcas que puedo tener mi propia opinión en vez de que me interrumpas y me grites?

COSTER-WALDAU: Claramente nunca has tenido problemas para hacerte escuchar. [Risas]

CHRISTIE: Así lo escribió George R. R. Martin, que él es la bella y yo la bestia. Y en ese formato es como uno puede ver lo complejos que son los personajes, así es como uno desarrolla la relación íntima y cariñosa entre ellos a diferencia de que sean solo apariencias.

O Jaime es tanto la bella como la bestia, pues él es quien se está transformando por  la relación.

COSTER-WALDAU: No, tienes toda la razón. Además eso es lo que es interesante de Jaime. La gente que hablaba conmigo cuando se transmitió la primera temporada me decía: “¡Es un tipo asqueroso, es terrible!”. Sí, en cuanto a tener sexo con su hermana, moralmente no… pero también son dos adultos con capacidad para consentir. Entendería si estuvieran más molestos por su intento de asesinar a un niño inocente, por tirar a Bran desde la ventana. Del punto de vista de Jaime no había otro modo: haría lo que fuera para proteger a quienes ama del conocimiento que tiene ese niño. Pero siempre hay consecuencias.

Jaime ha sido repudiado desde hace mucho tiempo por el asesinato del Rey Loco. No solo por el homicidio en sí, sino porque rompió su juramento de proteger al monarca. Quizá la gente estaría menos enojada por ello si entendieran el porqué.

COSTER-WALDAU: Entiendo por qué es difícil para Jaime hablar de eso. Siempre lo ha avergonzado haber roto esa promesa. Era su trabajo proteger a ese tipo. Uno pensaría que lo que decidió hacer, para salvar al mundo, sería obviamente lo correcto. Pero en este mundo no lo es. Y debe vivir con ello. Pero Brienne sí entiende. Él se ve reflejado algo en ella, en su dedicación hacia los demás. Es de las pocas personas en quien puede confiar.

¿Cómo se imaginan que serían sus vidas si se terminaran los conflictos, se ganaran las batallas, y pudieran retirarse a vivir en paz?

COSTER-WALDAU: Bueno, creo que ambos son… iba a decir personas dañadas, pero no es cierto. Tienen mucho bagaje que llevan con ellos, como todos. Meterse en una relación con alguien que tuvo una relación tan duradera con otra mujer, con quien tuvo tres hijos y que perdieron a esos tres hijos de manera muy brutal, y saber que él apenas dejó a esa mujer que ahora está embarazada de un bebé suyo… No es nada sencillo. Va a ser muy complicado.

Brienne fue nombrada dama de caballería por Jaime en el segundo episodio de la octava temporada, “Knight of the Seven Kingdoms”. | Fotografía por Helen Sloan | HBO

¿Creen que a Brienne le importaría que Cersei esté embarazada?

CHRISTIE: ¡Sí!

COSTER-WALDAU: ¡No!

CHRISTIE: Le importaría.

COSTER-WALDAU: ¿Eso crees?

CHRISTIE: [Risas]

COSTER-WALDAU: Bueno, entonces sí, le importaría.

CHRISTIE: Jaime tuvo una relación sexual muy intensa con su hermana y además tiene esta otra relación duradera con Brienne. Es una relación con muchas implicaciones y no creo que alguno de ellos realmente la tenga definida. Pero saben que disfrutan su compañía.

COSTER-WALDAU: Claramente se llevan bien.

CHRISTIE: ¡Yo no lo he interpretado de esa manera! [Risas] Creo que no es algo hecho explícito, nada de esto ha sido explícito. Lo que se ve desde la segunda temporada, cuando Jaime y Brienne se conocen, y a lo largo de su historia juntos, es que la dinámica cambia; uno ve cómo pasan de repelerse a respetarse y animarse entre sí a posiblemente sentirse atraídos.

COSTER-WALDAU: Pero no es algo que podamos admitirnos a nosotros mismos.

CHRISTIE: Creo que solo tú. [Risas] Es una perspectiva revitalizada sobre la sexualidad, deseo y amor femeninos, en cuanto a que no se trata de rogar para que te amen  y así sentirte aceptada. Es mucho más una lucha interna. Un conflicto de no necesitar que así sea, no querer que sea así pero también querer algo. Me gusta cómo subvierte la relación de mujer y hombre, que suele ser: “Quiéreme, adórame, por favor. Por favor ten intimidad física conmigo”. ¿Brienne querría siquiera que se dieran la mano?

COSTER-WALDAU: ¡Claramente no!

CHRISTIE: ¡Sí, buena suerte con eso!

Uno de los momentos más románticos fue cuando Brienne intentó regresarle la espada Guardajuramentos y Jaime dijo que era suya y siempre lo había sido.

CHRISTIE: Creo que es propiedad compartida. Algo de los dos.

COSTER-WALDAU: Ni siquiera tenemos que compartir. Tenemos dos [espadas de acero valyrio]. Pero si tuviera que compartirla, la compartiría contigo.

CHRISTIE: Sí, pero esa es mía. Tú me diste esa espada.

COSTER-WALDAU: Sí, es tuya.

CHRISTIE: Ok, había que aclararlo aquí de una vez sin tener que ir ante tribunales de custodia.

COSTER-WALDAU: Absolutamente, confía en mí.

***

Este texto fue publicado originalmente en The New York Times en español.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo