dr congoleno city of joyedit
Mukwege es originario de la provincia de Sud-Kivu, al este de la República Democrática del Congo

“City Of Joy”: un Nobel de la Paz trabaja por las mujeres en el Congo

por Indira Rojas

09/10/2018

“¿Alguna vez has visto tu vagina? ¿Sabes cómo es?”. Una voluntaria del centro de liderazgo congoleño City Of Joy interroga a un grupo de mujeres durante una charla sobre el cuerpo y la aceptación. Todas se ríen. Se miran entre ellas con timidez. Algunas responden que una vez usaron un espejo para mirarla por curiosidad y hasta les pareció fea. Otras aseguran que jamás se han visto “ahí abajo”. Estas mujeres fueron víctimas de violaciones y abusos. Están allí, en City Of Joy, para sanar física y emocionalmente. La mayoría llegó al centro luego de sufrir violencia sexual y fue intervenida quirúrgicamente por el ginecólogo congoleño Denis Mukwege. Sí, ese doctor que el viernes 5 de octubre recibió el Premio Nobel de la Paz 2018 junto a la activista yazidí Nadia Murad.

Para conocer el alcance de la labor del doctor Mukwege basta con escuchar a las mujeres que cura, educa y ayuda. Una de ellas presenció la muerte de su tío antes de ser violada. Otra intentó regresar a su hogar, pero su padre le negó la entrada argumentando que estaba maldita. Una chica más joven fue ultrajada con un arma. La directora estadounidense Madeleine Gavin recoge estas y otras historias en un documental que lleva el nombre del centro de liderazgo congoleño: City Of Joy.

Los testimonios no solo registran la violencia que vive la República Democrática del Congo. Son voces de quienes han superado el maltrato y el abuso con herramientas que le permiten conocer sus derechos y defenderlos. Son mujeres que recuperan la confianza en ellas mismas, crean lazos con otras jóvenes que también sufrieron violencia sexual, e incluso llegan a querer su cuerpo mucho más que antes.

El documental relata la historia del centro a través de relatos personales, que incluyen el del doctor Mukwege. La realidad es tan dura como conmovedora, al ser un registro de cómo activistas y víctimas trabajan juntos para combatir el impacto de la violencia mientras el Gobierno permanece en total silencio.

El doctor Mukwege es conocido como “el hombre que repara a las mujeres”. Opera gratuitamente desde hace dos décadas a mujeres y niñas que agredidas, violadas y mutiladas en la República Democrática del Congo por grupos armados, civiles, soldados de gobierno, y rebeldes. A la parte oriental del país se le conoce como “el peor lugar del mundo para ser mujer”. La lucha interna por el poder sobre las minas de coltán y de otros minerales ha desatado la violencia. La violación se utiliza como un arma de guerra. Las mujeres quedan marcadas en sus familias y sus comunidades. A ello se suma la masacre en los poblados cercanos a las minas. La estructura social se derrumba. Las aldeas quedan desiertas.

El doctor Mukwege, junto a la activista Christine Schuler Deschryver y a la escritora Eve Ensler (conocida por Los monólogos de la vagina), consultaron a las víctimas para saber qué deseaban, qué soluciones podrían funcionar y qué querían para ellas. Pidieron un lugar donde pudieran vivir en comunidad y sanar. La construcción del centro comenzó en 2009. Finalmente se inauguró en 2011 y más de 100 mujeres han sido atendidas en la Ciudad de la Alegría.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo